Vive!!! 18 enero 2017

18/01/2017
Vive…!!!
Semana por la Unidad

El sábado se ha hecho para servir al hombre y no al revés. Si algo hemos de tener claro en el cristianismo es que tiene preferencia la persona a la ley. Si hubiese algún conflicto así lo tendríamos que solucionar. Prima la persona a la ley. Es una constante en la enseñanza de Jesucristo. Así pues para que esto sea realidad la persona ha de ir descubriendo de manera gradual la leyes de la religión cristiana. O mejor, la vida cristiana. Me gusta hablar mejor de vida que de leyes en lo referente al cristianismo. Es vivir de Cristo y no cumplir por Cristo. Es amar ante todo. Es la ley que que sostiene toda ley. Es vivir en el amor de Dios y desde ahí vivir el amor al prójimo. Es cumplir la ley por amor y desde el amor y con esa intención. El Dios cristiano trasciende muchas cosas y conoce muchas cosas. El Dios de Jesucristo es todo lo que sabemos y hemos dicho de Él y mucho más.
Otro aspecto importante en la misma línea que todo esto es el tema del pensamiento. Los pensamientos son parte del hombre pero no son el hombre entero. El pensamiento es para el hombre y para que el hombre piense bien. No solo me refiero a pensar bien de los demás sino a pensar bien para edificarme. Hemos de pedirle al Espíritu Santo aprender a pensar para llevar nuestra vida por la ruta de la felicidad dado que eso nos hará tremendamente felices en la tierra y, sin embargo, si no pensamos bien nos hará mucho daño y perderemos mucho el tiempo. A mi me parece que saber pensar bien es la clave del éxito de cada uno de nosotros. Pensar bien es difícil y fácil. Difícil porque el mal sentimiento nos suele engañar y enredarse en el mal y fácil si somos sencillos y sabemos resolver con sentido común y con el arma del bien. Quien es excesivamente leguleyo o legalista pierde un componente importante de la vida la experiencia, la impronta y la sensibilidad. Es importante tener la mente oxigenada y el corazón libre para ser felices. Y también en armonía sinfónica. Dependerá de la música de dentro la alegría manifestada hacia fuera. Es claro. Rigidez, hermetismo, no tener margen, no tener criterio, ser indiferente y que te de todo igual, son maneras en germen de no ser felices dado que no sabemos ni amar y ni pensar bien. Así pues hemos de mejorar en esto y esta es nuestra vida. En esto nos jugamos casi todo. Es un ejercicio precioso y apenas sin esfuerzo cuando hay un permanente entrenamiento. Te recomiendo tener esperanza y positividad ante cualquier esfuerzo y siendo conscientes que ante todo se nos es regalado. Para hacer algo ante nos ha precedido el don. Ya somos graciosos de antemano porque todo es Gracia. Dios nos regala la capacidad. Te ofrezco esto que creo que te va a ser útil porque creo que hay una ruta para la felicidad: pensar como Dios y amar como El. Acércate lo que puedas a este objetivo. Esto, amigos, crea unidad interior y hace que apostemos, por tanto, por la unidad y la busquemos. No queda esta alusión en la semana de oración por la unidad de los cristianos. La desunión es producida dentro cuando yo no soy armonía y la reflejo hacia fuera. Buen día, amigos de Jesus.